2 ene. 2015

LA MENTIRA





“Descubrí que no soy disciplinado por virtud,
sino como reacción contra mi negligencia ;
que parezco generoso por encubrir mi mezquindad
que me paso de prudente por mal pensado ,
que soy conciliador para no sucumbir a mis cóleras
que sólo soy puntual para que no sepa cuán poco
me importa el tiempo ajeno.”
“Memoria de mis putas tristes”

       Gabriel  García Márquez


Cuántas veces pecamos en un día por omisión 
Cuánto grito bruto descalabra a la aurora 
La comunicación es el más grande acto de fe
Nunca diremos la verdad de las cosas
¿Para qué? 
Acaso realmente manejamos alguna verdad 
Cómo para erigirnos en oráculo 
Cómo para enjuiciar al pendejo conejo
o la rata abyecta que con furia mata 

Siempre me gustaron las moscas muertas 
Eran tenaces alacranes en mi  puta cama
Escondían tanto que su pubis es Caja de Pandora
Exhausto cuando pensaba agotado el tema
¡Abracadabra! que retorcidamente divinas son

En cambio las Mata Hari un circo desvencijado
Quiero mis inocentonas de pezones fieros
De besos que trucan en mordiscos sibilinos
¡Sí esas!
 que tejen telarañas con paciencia Zen
y te envuelven de lo cotidiano 
en el más insólito destino: 
Un atardecer que pasa a noche 
Y de pronto me consume una luz cegadora
Mientras ella plancha mi camisa 
Con toda devoción y alevosía 

Juan David Porras Santana