14 ago. 2014

PRÉNDEME, ENCIÉNDEME


Como una cúpula celeste
el cielo era un templo
La Media Luna y Venus
congregaban  a las almas
Nunca el desierto
había sido tan calmo
Todo grano de arena
mantuvo su cohesión
Hacia el oeste
En el Muro de los Lamentos
Estaban quedos y mudos
los obsesos rabinos
El Gólgota expulso
el cráneo de Adán
Y todos por fin reconocieron
que Dios había sido hombre
antes de ser Dios

¡Qué es ser un hombre,
te pregunto, oh mi lector!
Acaso ser un adorador
de la mujer como soy yo
Acaso ser un redentor
como el cristo que nos salvó
Acaso un guerrero terrible
como el Azote de Dios
Acaso una jugada maestra
del ajedrez divino de nuestro Señor
O por el contrario un error
que diezma los favores de la tierra 

Nebulosa , motor celeste,
supernova , masa , elemento ,
bacteria , lo orgánico , animal
hombre
De pronto nadie vio nada
y tú y yo lo supimos todo
sobre lo físico , cuántico , biológico
y el horror de estar consciente
de que todo desaparecerá ,
miento el honor de este momento
en que te escribo mi lector ,
por favor mira hacia el firmamento
se extinguen nuestras madres
y el espectáculo está en la primavera
porque lo que allí arriba suceda
no es nada
con lo que nosotros omniconscientes
nos toca armonizar aquí,
dónde totalmente solos ,
descubriremos que los grandes hallazgos
están hechos de ideas y emociones
y esto Dios es un reto que merece
un Eureka de parte tuya
y un tallo de espinas para ti mi amor

Juan David Porras Santana