21 may. 2014

YO MI ANIMAL








 

Un ángel llegaba al mundo
El último gorrión dejaba el Guf
Había tanto amor  que las almas lo colmaron
La apocalíptica  profecía no se cumpliría

En el orden animal tenía primacía
En lo espiritual se comprometía
Día con día mudaba al animal
Todo era  su armonioso ser
Que sólo del alma lo sostenía

Un ángel llegaba al mundo
El último gorrión dejaba el Guf
Había tanto amor  que las almas lo colmaron
La apocalíptica profecía no se cumpliría

¿Dejar de ser animal era lo que quería?
No, no era una sustitución
Cuerpo sano en alma sana
La renuncia de cualquiera de los dos
Anularía la rebosante existencia
Castradura del ángel
que en gorrión muerto yacería 

Juan David Porras Santana