28 may. 2014

MAVERICKS




Desde el oeste el denso volumen de agua
besa al cortante rostro del arrecife
Como si saltara con garrocha, la columna de agua
se impulsa 15 metros hasta emparamar a las gaviotas
Los corazones de los observadores  también saltan
Los de los surfistas entran  en animación suspendida
Queda atrapado el instante cierto en una frágil burbuja

El entorno no es el paradisiaco Hawái
Arriba el asfalto, terraplenes abruptos
Bajan hasta ese mundo de rocas y ebulliciones
que  capturan  a las almas de los que quieren volver
al origen pero con la visión de un albatros
que se precipita en caída libre
sobre el lomo de la bestia  marina

La belleza, a veces,  la cotidianidad no las enrostra
Está allí tan cerca que se confunde con nuestra medida
pero resulta que las Mavericks son las olas
más grandes y salvajes
que Neptuno impulsa contra la costa

Todos los días pasaba por allí
y con la mar circundante las confundía
Su pensamiento estaba en Suráfrica, Australia
Las Islas Fiji ,  Waimea Bay
Mientras a escasos metros
Rugía la  realidad más portentosa
Invitándolo  a la gran  orgía del planeta
entre el mar y la tierra y él no lo sabía
guardó su secreto , hoy es fiesta de todos los días
La esencia de su pureza se perdería

Juan David Porras Santana