25 jun. 2016

REMENDANDO LA GRIETA




                                   

Mi cicatriz nunca sanó
es una zanja oscura
entre mi alma y mi corazón  

A través de ella respira
mi espíritu que alondra
escapa de su azufre fétido

Me trae siempre la misma noticia
no te recuperas se ensancha y ocupa
como el mar las 3/4 partes de tu mal 

Todos los días invento una cura
que me libere de la descomposición  
aparentando  ser un hombre mejor

La herida original fue tan profunda
que empecé a ser devorado por los carroñeros
antes de morir , haciendo de mí un zombi

El asombro es que mi alma y corazón
son obras de un Dios infinitamente bueno
La grieta es Luzbel que no es otro que mi yo

Juan David Porras Santana