27 jun. 2016

LA CARACOLA


                                      

La presión de la columna azul sobre mí
me deforma, parezco una medusa morada
la luz es tan turquesa, claroscuro espectral
Sobre la grava una caracola reposaba

Nunca había visto tal concha marina
Figuraba la prehistoria  y anunciaba el mañana
La tomé y sentí que hurtaba lo sagrado
Aquello estaba consagrado por fuerzas Atlántidas

Inmediatamente me apercibí del templo nauta   
Un santuario de corales negros y rojos
que orlaban un inmenso altar de oricalco
y en oro una estatuilla de Poseidón reinaba

Latía mi corazón  y me había consumido el aire
Aun así respiraba como un pez sosegadamente
Sentí como un deja vu , reconstruía  mi pasado
de la mar venimos y a ella he vuelto emancipado

Juan David Porras Santana