24 nov. 2013

DESATANDO NUESTROS DEMONIOS

   

Sin luz  hay oscuridad, sin amor  hay odio, sin Dios  hay demonio
Por eso te   reconozco, mujer de mi ser   , sólo sé quién soy  partiendo de ti
Mi opuesto, mi complemento, sin ti sería imposible existir,
no hubiésemos llegado tan lejos, recorriendo tantas galaxias con este sólo fin:
convertir en células , huesos y carne la existencia que justifica al universo ,
porque sin ti y sin mí no hay universo , sólo se es, cuando  eres  apreciado
Tú mira a las estrellas, ellas no  te miran a ti, no saben que tú existe
Pero ellas existen para  recordar de dónde vienes, y porque con ellas te enamoras 

Desatemos pues a nuestros demonios, hasta cuándo pasivos como el contemplativo
Si somos la última consecuencia  de alguien o algo que urdió este  gran proyecto
Con tanto éxito que el creador quedo anulado por su creación, nos abandonó
Anoche me lo confirmó, no esperen de mí, los hice para que dependan de ustedes 
Pero insisten tanto que no es posible, porque lo que los antecede los minimiza
Cuándo debería ser lo contrario, ver al cosmos y descifrar las leyes de la naturaleza
los asombra  más que la madre sacrificada por la trascendencia,  arriesga su vida   

Desatemos sin complejos  lo que represado por tanto tiempo, nos impide ver el legado
Somos el fin último, cualquier evolución o descubrimiento pasará por nosotros
Y volverá a nosotros como la energía que presintió Einstein en que nos convertiríamos

Juan David Porras Santana