5 dic. 2012

CARTILAGO PROXIMAL


Candente sol equinoccial quema mi ancha espalda
Hazlo ahora que mi brazada sigue siendo amplia
Y tu llamarada es infinita pero torva in tempo

Moléculas acuosas no respondan a mi humanidad
Les ruego, sensibilícense: soy solo un pesado corazón
Que necesita trocarlas en la arena ardiente de esa playa

Bóveda celeste mantén tu curvatura sobre mi espina dorsal
Como lo haces con el cachalote bien avenido de las profundidades
Sin ti, como saber que no estoy soñando desmesuradamente

Costa verde, raíz amarga, mantenla allí para que no la pierda
No sé, si la quiero alcanzar
O solo nadar, nadar, nadar hacia ella para siempre


Juan David Porras Santana