19 feb. 2013

SANTO TOMÁS: VER PARA CRECER.

En Miami, asentamiento de una extraña casta de hedonistas, las crisálidas, Tomás una vez más había sucumbido a la tentación del   neutral enjoy  de estas roedoras del placer.

 Siempre lo supo en esa búsqueda incansable por la verdad,  terminaba con la misma respuesta: ¡sí, está bien, pero quiero lo tangible!, la arremetida del constructo de mi lado oscuro, y no la levedad de la gota de rocío.

 Les comentaba a las crisálidas: no imaginan como molesta aquí en las entrañas, agarrándose  con las manos las bolas,    cuando Karla me viene a consultar sobre sus devaneos amorosos y la tremenda inseguridad que le produce el no obtener del otro una evidencia segura y cierta de la reciprocidad que merece su entrega. Me tengo que desdoblar y hacer de mi corazón una tripa- de tripiar- para alentarla con los bálsamos etéreos  de Buda, cuando en el fondo la respuesta la sé: Karla, el ser en sí, no es más que una manipulada entelequia que no soporta las tres pruebas de la existencia de Dios; confórmate con el asible espíritu objetivo que  para nosotros los hombres está perfectamente ubicado en el gran triángulo de pelos y para Uds. en  la pinga de Rocco Sigfredi .

 Mi pana, y como hace la chama con el Yama? Sobre todo en aquello de la represiones, uff de la abstinencia, no joda, esa paja loca, tienes que ver a la Karlita comiendo chicharrón de pollo y de aquello ni hablar, tiene que estar como pata de perro envenenada, porque si no, no vaaaaaa.
Arrecho fue cuando esta sutil dama me preguntó: ¿ Tomás, las posiciones de Kama Sutra pueden asimilarse a los Asanas?  Karla, puedes de una vez por todas desprenderte de ese culposo que te carcome y te impide ver que lo sublime está en las acciones carnales y sus volutas espirituales y no en la mitificación del acto por  el distanciamiento de la razón: cómo te fascinaría si la receta te la diera un asceta y no el cerdo de  Juan David .

 Tomás, pero esta vez  sí te quedas con nosotros, verdad?. Es lo que deseo, ahora no lo sé quizá  mañana me arranque de nuevo para Caracas. Ahora vamonos a Ocean Drive, quiero enganchar un buen culo, no importa si es de hembra o de macho, con tal de que apriete que jode. Coño Tomás, qué de pinga como siempre; que va  mi pana si me vieras en Caracas soy otra vaina, la Karla me dice maestro y a veces me lo creía, coño mi brother de tal forma que la recibía como si ella fuera Kwai Chang Caine- saltamontes-, se recuerdan já já já  y yo  Shi Yongxin en el templo Shaolin, pero aquella vaina donde hacíamos yoga no era un templo sino un templete, un tugurio de mala muerte, donde trascendíamos de Chapellín al Tibet por un acto de conversión onanística, pero créalo mi pana, funcionaba. Esa loquita salía dispuesta por amor a comerse un chigüiro con el panteísta del novio y bajarse una botella de Chivas y al día siguiente como si nada, con su cara muy lavada quería hacer un triple cocodrilo, eso sí con una escora de 40 grados. Yo me decía: me voy de esta vaina qué peo tan grande no joda. Y en eso me vino a la mente algo que la saltamontes le había escrito a Juan David:

“........Bueno, nada que no pueda arreglar 
con una clase especial deyoga con Tomás. 
El es uno de esos tipos sabios a los que uno recurre cuando
estás hecha un lío. 
Pero, cómo plantearle la otra mitad de mi confusión.
Nunca he hablado de temas tan concretos.
 Bueno, adelante Karla, trata de
sanar tu corazón. 
Hicimos la clase y le pedí que me aconsejara. 
Estábamos enel salón de meditación. 
Su voz es suave y ronquita, es un tipo
increíblemente cálido. 
En lugar de andar por las ramas, cosa que se me da
cada vez peor, le planteé mi confusión directa y claramente. 
Ni siquiera parpadeó. Sólo me dijo, "Karla, no persigas algo que no se da naturalmente.
Porque eso no te va hacer feliz".

No sé claramente por qué estas palabras me dieron tal tranquilidad. 
Me sentí tan bien de repente. 
Sonreí y él sonrió también. Y me dijo, para que sucedan
las cosas tienen que estar de acuerdo las dos personas, no depende sólo de ti. 
Creo que ese "no depende solo de ti" fue el click de la conversación. 
Mesentí feliz. Coño! eso es verdad. 
Es gracioso porque regresé a mis cosas con
el alma tan ligera. 
Es así como me gusta sentirme. 
Y recordé algo importante para mi. 
Cuando empecé a ir al analista, yo estaba toda enredada y me sentía muy mal. Tenía muchas de esas ideas fijas que tanto daño hacen y que no permiten avanzar. 
Bueno, él me respondía cosas simples a los problemas que
yo creía hipercomplejos y a los que casi me había resignado. 
Yo le reclamé eso, y entonces otro click: Karla, tu estás aquí para que yo te haga ver las cosas  simples que tú no puedes ver. Es gracioso, pero en ese entonces,
me dijo más o menos lo mismo que Tomás pero con otras palabras. "Hay que
diferenciar entre procurar algo y buscarlo neuróticamente". Click, clack.
Descubrimiento. Tranquilidad. Sonrisa.”

Por eso estoy aquí mis Crisálidas. Quién dijo que la cacería del placer no es neurótica, eso sólo se lo cree Karla, y yo tuve las santas bolas de hacerle creer todo lo contrario y aquí estoy detrás de un culo y allí esta ella conciliando la bipolaridad con su : “ no sea así”.

Juan David Porras Santana